20/10/2006

Delito de hurto - falta. Artículo 494 del Código Penal - 28/09/05

Fecha: veintiocho de septiembre de dos mil cinco

Sala: Tercera Rol Corte: 162-2005 Ruc: 0500361277-7 Juzgado: 14º JUZGADO DE GARANTIA DE SANTIAGO Integrantes: Ministro señor Juan Gonzalez Zuñiga Ministro señor Juan Muñoz Pardo y Abogado Integrante señora Andrea Muñoz Sánchez. Digitadora: Carmen Gloria Cornejo Catalán. Fiscal: Rodrigo Sepúlveda Magaña. Defensor: Hora Lectura del fallo: 13:37. Nº Registro de Audiencia: 90-A162-05 050928. Víctima: Supermercados Lider-Comuna La Florida. Imputado: Marcelo Juan Carrasco Fuentes Tipo de Recurso:PENAL-NULIDAD Delito: HURTO FALTA (494 Nº 19 CODIGO PENAL) Integrante Recusado:--- ACTA DE LECTURA DE FALLO Santiago, 28 de septiembre de dos mil cinco.

Vistos: En estos autos, RIT 747-2005, RUC 0500361277 7, del Décimo Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, tramitados en procedimiento simplificado, con fecha quince de agosto de dos mil cinco, se absolvió al imputado don Marcelo Juan Carrasco Fuentes del requerimiento presentado por el Ministerio Público en su contra, por el delito de hurto-falta previsto en el artículo 494 bis del Código Penal, perpetrado en perjuicio del Supermercado Líder, ubicado en Américo Vespucio 7325, Comuna de La Florida, de esta ciudad. En contra de dicho fallo y en representación del Ministerio Público, el Fiscal Adjunto de la Fiscalía Local de La Florida, don Rodrigo Lazo Parada, dedujo recurso de nulidad por los fundamentos y causales que más adelante se indican, el que fue declarado admisible por esta Corte, realizándose la audiencia pública respectiva el día diecinueve de septiembre del año en curso, para el conocimiento del recurso. En estrados se presentó don Rodrigo Sepúlveda M., en representación del Ministerio Público, por el recurso y don Alejandro Viada O., por la Defensoría Penal Pública, quien se opuso a la nulidad pedida. Se escucharon los alegatos y se citó para la lectura del fallo a la audiencia del día 28 de septiembre de 2005, a las 13.00 horas.

Oídos los intervinientes y considerando:

PRIMERO: Que el Ministerio Público funda el recurso de nulidad en dos causales: 1) en la causal de nulidad absoluta contemplada en el artículo 374, literal e), en relación al artículo 342, letras c) y d) del Código Procesal Penal; y 2) en la causal de nulidad prevista en el artículo 373 letra b) del Código Procesal Penal, esto es, cuando en el pronunciamiento de la sentencia se ha hecho una errónea aplicación del derecho que ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo. En relación a la primera de las causales anotadas, el recurrente sostiene que la sentencia omitió la exposición clara, lógica y sistemática de los hechos y circunstancias que llevaron al sentenciador a resolver en la forma que lo hizo, así como tampoco realiza ningún análisis de la prueba (letra c del artículo 342 antes mencionado); en relación a la letra d del mismo artículo 342, señala que la sentencia carece de fundamentación para justificar la calificación del delito y no se hace cargo de la discusión mantenida por las partes. En relación a la segunda causal de nulidad invocada, la recurrente funda la errónea aplicación del derecho atribuida a la sentenciadora, en dos circunstancias: a) haber infringido el artículo 7del Código Penal, al considerar los hechos contenidos en el requerimiento fiscal como constitutivos de un ilícito en grado de ejecución de frustrado, en circunstancias que se trataría de un delito consumado, y b) haber infringido los artículos 432 y 494 bis del Código Penal, que tipifican el delito de hurto y establecen los elementos del tipo, estableciendo que éste se encuentra perfecto cuando se ha producido la apropiación de la cosa mueble. En relación a la infracción del artículo 7del Código penal, la recurrente enuncia las diferentes teorías que la doctrina penal ha elaborado con el objeto de definir el momen to específico en que se consuma el delito, concluyendo que los autores tradicionales consideran que la más adecuada a nuestra legislación nacional es la teoría de la ablatio, según la cual la consumación se produce cuando la especie sustraída se saca de la esfera de resguardo o custodia del dueño, lo que en su opinión habría ocurrido en la especie, ya que la esfera de custodia del Supermercado Líder, que estaría conformada por la vigilancia de los guardias y las cámaras de seguridad, se extiende hasta la salida del recinto del local comercial, una vez en el exterior, el imputado podría confundirse (sic) y disponer de la cosa entregándosela a un tercero; cita jurisprudencia reciente de la Corte Suprema y de la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, en las que, pronunciándose sobre casos similares al de autos, se afirma, básicamente, que el delito sólo puede considerarse consumado, cuando la persona está en condiciones de disponer de la cosa ajena por un instante siquiera. Sostiene que de no haber mediado error sobre el grado de ejecución de la falta sometida al conocimiento del tribunal, el imputado debió haber sido condenado por hurto-falta consumado, por lo cual dicha aplicación errónea del derecho ha influido sustancialmente en lo resolutivo de la sentencia. Por todo lo anterior, solicita que, en definitiva, se invalide el juicio oral simplificado y la respectiva sentencia definitiva, se determine el estado en que debe quedar la causa, y se ordene la remisión de los antecedentes ante el tribunal no inhabilitado que corresponda, a fin de que se lleve a cabo un nuevo juzgamiento.

SEGUNDO: Que la defensa, por su parte, sostuvo en estrados que la sentencia acoge y se ciñe a los hechos expuestos en el requerimiento verbal formulado por el Ministerio Público, por lo que no cabría invocar la causal de nulidad del artículo 374, letra e) del Código Procesal Penal. En relación a la causal del artículo 373, letra b), señala que se encuentra acreditado que el imputado fue detenido por un guardia de seguridad, a la salida del supermercado, pero encontrándose todavía dentro de las dependencias del mismo, en lo que son los estacionamientos del local comercial, por lo que no ha habido aplicación errónea del derecho al estimar el delito como frustrado.

TERCERO: Que en v irtud de los elementos de la investigación y el reconocimiento de los hechos efectuado en la audiencia por el imputado, la sentenciadora considera que los hechos descritos se enmarcan dentro de la hipótesis punible descrita en el artículo 494 bis del Código Penal. No obstante, estima que la conducta del imputado se encuentra claramente en grado de ejecución de frustrada, toda vez que si bien éste puso todo de su parte para lograr la apropiación de la especie, no logró su objetivo por la intervención de terceros, representantes de la víctima, que lo detuvieron cuando se encontraba a la salida del supermercado, pero aún dentro del recinto. Sostiene que razonar de otra manera dejaría entregada a la propia víctima la determinación de cuándo se encuentra consumado el delito. En base a tales razonamientos y estimando que la figura típica del artículo 494 bis del Código Penal, no contempla sanción para la falta frustrada y para la tentativa y que no es posible aplicar analógicamente lo dispuesto en los artículos 51 y 52 del Código Penal, ya que aquello estaría reñido con el principio de legalidad, resuelve absolver al imputado del requerimiento formulado en su contra por la Fiscalía Local de La Florida.

CUARTO: Que para estimar consumado un hurto falta, es menester que el hechor haya logrado sustraer la especie de la esfera de resguardo de la víctima, de manera que pueda disponer de ella como si fuera dueño, al menos por un espacio de tiempo. En efecto, la apropiación exigida por el tipo penal, supone adquirir, de hecho, el poder de usar, gozar y disponer de la cosa, poder que no puede adquirirse, mientras ésta permanezca en la esfera de custodia de su titular. La esfera de resguardo es un criterio abstracto y su alcance concreto puede variar en cada caso. En la especie, la apropiación no puede considerarse perfeccionada, toda vez que el imputado, cuyo actuar ilícito había sido advertido por la vigilancia interna del local, fue detenido al salir del supermercado con las especies escondidas, mientras aún se encontraba dentro del recinto, específicamente, en el lugar de los estacionamientos, lo que implica que las especies no habían salido de la esfera de resguardo de su dueño y que el imputado no estuvo en condiciones de disponer de ellas ni por un instante siquiera.


QUINTO: L o anteriormente expuesto permite concluir que el juzgador ha hecho una correcta aplicación del derecho, toda vez que la conducta típica ejecutada se encontraba en grado de frustrada. Siendo así, la sentencia también se ajusta a derecho al absolver al imputado, toda vez que como lo ha resuelto la jurisprudencia de la Excma. Corte Suprema el artículo 494 bis del Código Penal no contempla sanción alguna para el caso del hurto falta frustrado y tentado, con lo cual no satisface el principio básico, constitucional y legal, de contener legalmente la pena que sería del caso aplicar.

SEXTO: Que, al respecto, cabe tener presente lo preceptuado en el artículo 9 del Código Penal, en relación al artículo 19 N3 inciso 6de nuestra Carta Fundamental, en el sentido de que nadie puede ser condenado por una conducta que no esté previamente tipificada en la ley y, en el caso de las faltas, el artículo 9 antes citado, estatuye claramente que éstas se castigan solo cuando han sido consumadas. En ese contexto, la remisión hecha por el inciso final del artículo 494 bis al artículo 7 del Código Penal, carece de eficacia jurídica.

SEPTIMO: Que tampoco resulta procedente la causal del artículo 374 letra e), invocada por la recurrente, toda vez que en opinión de estos sentenciadores, el fallo impugnado hace una exposición clara y completa de los hechos, pondera las pruebas aportadas, se hace cargo de la discusión habida entre las partes y justifica sobradamente su decisión, tanto en lo relativo al grado de ejecución de la falta, como en lo que respecta a la absolución.

OCTAVO: Que en virtud de lo razonado, se procederá a desestimar el recurso de nulidad intentado por el Ministerio Público, por considerar que la sentencia impugnada no ha incurrido en ninguno de los vicios que se invocan y se encuentra absolutamente ajustada a derecho.

Por las consideraciones precedentes, disposiciones legales citadas y visto, además, lo dispuesto en los artículos 358, 384 y 386 del Código Procesal Penal, se rechaza el recurso de nulidad interpuesto en estos autos por el fiscal adjunto de la Fiscalía Local de La Florida, don Rodrigo Lazo Parada en contra de la sentencia de quince de agosto de dos mil cinco, recaída en el RIT 747 2005, RUC 0500361277 7 y dictada por el Décimo Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago y se declara que no es nulo el juicio ni el fallo aludido.

Regístrese y devuélvase la competencia. Redacción de la abogado integrante señora Muñoz Sánchez. RIT: 747-2005 I.C. Nº 162-2005.

Pronunciada por la Tercera sala de esta Corte de Apelaciones de Santiago, integrada por los Ministros señor Juan González Zúñiga, señor Juan Manuel Muñoz Pardo y la abogado integrante doña Andrea Muñoz Sánchez. Resolución incluida en el Estado Diario de hoy. Certifico que la lectura del presente fallo se llevó a efecto en la audiencia del día de hoy. Fernando Valderrama Martínez.


ADVERTENCIA: si el fallo no es de la C. Suprema, verifique si se encuentra firme y ejecutoriado en el sitio del Poder Judicial. Un servicio de AGUILA, ULLOA & CIA., abogados en Puerto Montt, Chile.